h1

Cambio de rumbo

23 enero 2009

Hoy, a eso de las 11:30, salí de Casa Central siendo oficialmente estudiante de Historia. Sí, oficial, porque lo dice mi nueva y brillante (y con una foto MUCHO más linda) credencial.  Es cuático, ahora que uno está del otro lado, pensar en todas las señales que me daba la vida para decirme (a veces a gritos) que había tomado la decisión equivocada. Comparando las credenciales, realmente se nota una diferencia gigante en las dos Isidoras. La de Derecho no sonríe, está como rara (quizás se deba más a que  la foto la saqué como a las 8am que a las señales del universo.. pero aún así). La de historia, que saqué hoy en la mañana, está demasiado feliz, como con otra vibra.

Cuando me encuentro con gente que no veo hace tiempo, y les digo en qué estoy, SIEMPRE me dicen “en verdad no tengo idea porqué cresta te metiste a Derecho, menos mal que te diste cuenta” (excepto la típica tía que se escandaliza y me reta porque ya no va a haber un abogado en la familia.. al parecer era la última esperanza). Yo me pregunto ahora.. si aparentemente TODO EL MUNDO sabía que iba a terminar cambiandome de carrera, ¿no se les ocurrió decirme ANTES? ..igual habría sido de gran ayuda…

Me acuerdo del primer día de clases, en que empecé a sentir que algo no andaba bien.. que algo me faltaba. (Claramente DESPUËS de la primera clase con Amunátegui… ahí todo andaba perfecto jaja) O en Pensamiento histórico, donde creo era la única que se emocionaba en las clases, y que disfrutaba leyendo los textos (gracias Purcell por hacernos leer “El Juez y el Historiador” … donde yo pensaba.. el trabajo del historiador es MUCHO más bacán!)

Y ahí estaba hoy, en el patio de la virgen, luego de hacerle un mini tour a mi mamá por el campus, observando por última vez los pasillos y las salas y los baños y los arbustos (ese pequeñiiito pedazo de verde entre tanto cemento) y el edificio nuevo (que quedó muy lindo) al que nunca entraré. O por lo menos, no en papel de leguleya. Igual voy a echar de menos estar ahí, tampoco tan insensible; el hecho de estar a pasos del metro (en San Joaco también… pero sumándole mil quinientas combinaciones), de estar al ladito de Lastarria y el Parque Forestal (que me vió pasear varias veces en el frío y delicioso invierno) y el Bellas, de la FAU y el perrito piraña (que ya no es piraña), etc etc. Y los cafecitos antes (o durante) una prueba, que te daban un segundito de relajo en medio de ese asqueroso ambiente de nerviosismo (ese de saber que te falta mil materia por memorizar, y que vas a tener que decirle en su cara al profesor “NO, NOSÉ” mientras te descuartiza con la mirada – menos Romero, el tío Romero era bacán)

Igual no me fue taaan mal, en cuanto a notas y todo eso. Igual conocí gente simpática y feliz, que espero siga viendo a pesar de los kilómetros de distancia (porque sí… San Joaquín es otro mundo). En fin… ojalá que de aquí en adelante sean sólo buenos momentos… dicen que todo cambio es para mejor.

elejota.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: