h1

Ciudadana Isidora

27 abril 2009

Hoy, después de muuuucho tiempo de posponer el asunto más que nada por mi serio problema de flojera crónica, fui a inscribirme al Servicio Electoral. Hace como 2 semanas que decidí que ya era hora, y tenía la página web del Servel casi en los favoritos, después de meterme mil veces para chequear la dirección y el horario en que atendían.

Siempre he tenido esa visión romántica del tema; para poder participar del debate, alegar, proponer, protestar, etc, DEBEMOS estar dentro del “juego”. No sirve de nada tirar mierda para todos lados si nisiquiera fuimos capaces de levantarnos un domingo a expresar nuestro voto. Y bueno, después del “trágame tierra” que tuve el año pasado para las municipales (donde terminé como la inconsecuente de la vida porque nunca me inscribí) en verdad era ahora o nunca.

Fui como a las 5pm, uuuultra emocionada, en serio considero que es un tremendo paso, y que como jóvenes tenemos la obligación de hacer escuchar nuestra voz en este sistema manipulado lleno de viejos de mierda cuyo único interés es llenar sus billeteras adultos que muchas veces no toman las mejores decisiones.

Bueno, toda esta feliz nube política en la que caminaba hasta hoy se me cayó un poquito.. por decir algo, jaja. Resulta que llegué a la sede de Manuel Montt, que retrato a continuación (después de pasar por una decena de pubs… igual chora la ubicación, será un asunto de Marketing.. para atraer a la juventud, digo yo – cabros! se viene la sucursal en Bellavista… y próximamente en la plaza San Enrique! que top es votar, gaia!)

Junta inscriptora Providencia

Como que en mi mente había imaginado un mundo alterno, donde entraba a un edificio antiguo, tipo calle Nueva York, y me sentaba en una sala de espera junto con los miles (bueno, decenas) de “compañeros” que también esperaban ansiosos su turno para cumplir tan honorable deber cívico. En lugar de eso, entré a una sala de 2×2, donde me recibió alegremente mr. Daddy Yankee (o nosé cual reguetonero.. esa canción del superheroe) y tres no-muy-alegres funcionarias, que me parecieron sorprendidas de que alguien porfin cruzara esa puerta. Dicté mis datos mientras escuchaba la dulce voz de Willy Sabor (nosé porque también pensé que me sacarían una foto.. fui arregladita y todo jaja.. – NERD!- pero nada) y en menos de 5 minutos estaba lista.

– ¿Eso es todo?

– Sí mijita, en la tarjetita dice su número de mesa, no la vaya a perder.

Mmmm será, igual mamona yo, pero en verdad esperaba algo más ceremonioso, más bonito, no un simple firme aquí y chao pescao. Ahora se viene THE REAL preocupación, por quién cresta votar… y con tanto loco dando vueltas no me sorprendería que mi voto terminara gritando: NO VOTO POR NINGÚN CULIAO! como el de una tía el año pasado. (Mejor idea ever!)

Dedo entintado

Bonus Track: una bella foto de mi dedo cívico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: