Archive for 29 mayo 2009

h1

Canción del día: Las Flores, Café Tacuba

29 mayo 2009

La escuché hoy en la Horizonte, en mi habitual escuchada-de-radio-a-todo-chancho-mañanera antes de irme a la U, y no pude evitar ponerme a bailar por toda la casa. Andube todo el día con la melodía pegada, y el peak de mi felicidad llegó cuando se subió a la micro un tipo con teclado aerófono (y yo claramente juraba que iba a tocar esa canción). Lamentablemente (y con todo respeto), el tipo aquel tocaba como las weas, unas cuestiones shuper locas que me pusieron de malas.  Filo, igual puedo escuchar esta canción cuantas veces quiera para subirme el ánimo =)

Anuncios
h1

Felicidad vol. 1

25 mayo 2009

Hoy por primera vez en el año llovió casi decentemeLos Lions bajo la lluviante todo el día. Y claramente es un acontecimiento que hay que celebrar, y lo hice bajándome un metro antes (el estado físico no me da pa más, sorry) para caminar bajo la lluvia. Hay pocas cosas tan deliciosas en la vida como sentir la lluvia en tu cara, el tu pelo, en tus manos. Mirar hacia el cielo y dejar que hasta entre a los ojos. Saltar los mini ríos que se forman en las veredas (así como ágilmente, como sacando pica por las piernas largas que me permiten hacerlo), mirar extrañamente a las personas que usan paraguas, y que me miran extrañamente. Quedar empapada, y que de lo mismo, sentirme como cabra chica bajo la lluvia. Respirarla, sentirla, escucharla. Pasar por la panadería y comprar sopaipillas (a falta de las de mi abuelita.. que en verdad son insuperables), y llegar la casa y comerlas con tecito. Definitivamente vivo para días como este.

=)

 

h1

Chau número 3

17 mayo 2009

Te dejo con tu vida
tu trabajo
tu gente
con tus puestas de sol
y tus amaneceres.

Sembrando tu confianza
te dejo junto al mundo
derrotando imposibles
segura sin seguro.

Te dejo frente al mar
descifrándote sola
sin mi pregunta a ciegas
sin mi respuesta rota.

Te dejo sin mis dudas
pobres y malheridas
sin mis inmadureces
sin mi veteranía.

Pero tampoco creas
a pie juntillas todo
no creas nunca creas
este falso abandono.

Estaré donde menos
lo esperes
por ejemplo
en un árbol añoso
de oscuros cabeceos.

Estaré en un lejano
horizonte sin horas
en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra.

Estaré repartido
en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen.

Y ojalá pueda estar
de tu sueño en la red
esperando tus ojos
y mirándote.

que en paz descanses, Mario