Posts Tagged ‘hola’

h1

Hola.

21 enero 2009

Primer post. Primer blog. Para empezar sería bueno dar las razones que pude tener para hacerme uno… pero no se me ocurre nada del otro mundo, osea, nada que no haya escrito antes otra persona.  ¿Porqué uno se hace un blog? Exhibicionismo puro, eso de que las demás personas entren en tu mente, en lo que piensas o sientes, un diario de vida abierto para todo el mundo. Pero nah… no soy de esas personas que le cuentan su vida a cualquiera, y creo que esta no será la excepción. Quiero un espacio para decir lo que pienso, pero hasta ahí nomas. Las diferentes divagaciones que pasan por mi mente… la canción que no se me despega, la foto que saqué en el día o lo chistoso que me pasó en la micro y no tuve tiempo de contarle a alguien. En fin, un blog de cualquier cosa y de nada a la vez (bien Seinfield) que por ahora me servirá para rellenar los momentos de desesperado aburrimiento vacacionero ocio.

Pregunta 2: el título. Viajeenparacaídas es también el nombre de mi flickr, y de un flipbook (esas animaciones donde uno da vuelta las páginas bien rápido y sale el monito) que hice en cuarto medio para audiovisual. Viene de Altazor, de Vicente Huidobro, un libro que realmente me raya la cabeza. Habla de la vida en código de viaje, uno sin retorno en el que vamos cayendo, cayendo acercándonos a la tierra (= muerte.. dah), de una manera tan pesimista y oscura y terrible (“Vamos cayendo, cayendo de nuestro cenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo”) que sorprende encontrarse con momentos de tanta belleza en el camino. Momentos que te hacen pensar.. de verdad vale la pena esta huevá. En fin, ese libro me voló solo un poco, y he ahí el título del blog. Para hablar de lo que uno se encuentra en medio de este viaje loco que es la vida.

Aquí un trozo del prefacio para entusiasmar al lector.

  “Abre la puerta de tu alma y sal a respirar al lado afuera. Puedes abrir con un suspiro la puerta que haya cerrado el huracán.
     Hombre, he ahí tu paracaídas maravilloso como el vértigo.
     Poeta, he ahí tu paracaídas, maravilloso como el imán del abismo.
     Mago, he ahí tu paracaídas que una palabra tuya puede convertir en un parasubidas maravilloso como el relámpago que quisiera cegar al creador.
     ¿Qué esperas?
     Mas he ahí el secreto del Tenebroso que olvidó sonreír.
     Y el paracaídas aguarda amarrado a la puerta como el caballo de la fuga interminable.”

Cambio y fuera